Por qué nos cuesta tanto superar una ruptura amorosa

Por qué nos cuesta tanto superar una ruptura amorosa

Aunque el amor abre la puerta a emociones y situaciones absolutamente indescriptibles, también es cierto que genera una sensación de vacío y unos síntomas que en ocasiones es complicado superar sin una gestión emocional adecuada.

Tras experimentar una crisis amorosa que lleva a la ruptura sentimental, lo normal es comenzar una fase que los expertos llamamos de duelo. Se trata de una situación que afecta a las dos partes de las parejas por igual.

El duelo no es otra cosa que el tiempo que requiere una persona para procesar la pérdida amorosa. En ocasiones puede ser mayor o menor el tiempo que se requiere para poder asimilar la nueva situación. En este tiempo es cuando comenzamos a adaptarnos a una nueva forma de la vida, con la ausencia de la otra persona, el cambio de rutinas, etc. El duelo es tan doloroso como necesario.

¿Por qué cuesta tanto ?

En ocasiones nos encontramos en nuestras sesiones de coaching, con personas que no han tenido este periodo de tiempo necesario para superar la ruptura. Y , que no han podido realizar el proceso de cierre o duelo como debiera ser. La presión de la sociedad, o el concepto que nosotros mismos tenemos respecto a la necesidad del amor son factores que torpedean este duelo tan necesario.

Cuando no se realiza el duelo correctamente en ocasiones puede acarrear un bloqueo en la persona y aquí es donde llegamos a la situación de no poder superar la ruptura amorosa. Se trata de una situación que puede perpetuarse en nosotros por mucho tiempo y que nos puede llevar a quedarnos sin saber avanzar ni mirar hacia delante. Este bloqueo u obsesionarse continuamente con aquella persona es lo que denominamos duelo patológico.

Además, en los tiempos digitales que vivimos, nos encontramos demasiadas veces con el peligro que supone para este momento vital de cierre estar tan conectados. Las redes sociales a veces nos juegan malas pasadas o nosotros mismos nos las jugamos utilizando las redes para impedir el definitivo adiós. Cuando estamos intentando romper con el pasado y nos llega un recordatorio con una foto de tiempo atrás con esta persona. O el simple hecho de compartir amistades y que estas suban fotos o compartan imágenes en las que sale la otra pareja, estar pendientes de comentarios o de quien le ha dado o no me gusta a la nueva publicación de tu ex.

Para superar una ruptura amorosa inevitablemente hay que pasar por un periodo de tiempo en el que podemos pasar por ciertas “montañas rusas emocionales”. Romper con ese pasado y acostumbrarnos a la nueva situación lleva tiempo.

Un error habitual que encontramos en las sesiones de coaching es intentar negar las emociones. Luchar contra los sentimientos no es bueno. Es normal llorar, enfadarse o sentir ansiedad y tristeza. Son todas diferentes fases del duelo por las que habrá que atravesar para retomar la vida amorosa en un futuro si se quiere o cuanto menos la normalidad.

Aspectos de la personalidad de cada uno influyen mucho en el duelo: la fuerza de voluntad, el entorno y el carácter son sólo algunos de los aspectos claves.

5 Claves para superar la ruptura amorosa:

1.- No estancarte: No se trata ni de encerrarte en casa todo el día ni de llenar tu agenda de actividades, sin embargo la actividad hará que pienses menos en tu nueva situación amorosa. El hecho de realizar actividades ocupará tu mente y te ayudará a seguir adelante sin pensar tanto.

Está demostrado que cuanto más quieto y aburridos estemos más pensamientos negativos nos vendrán a la cabeza. Esto nos llevará de nuevo a una situación de estancamiento y por lo tanto de bloqueo personal y emocional.

Es hora de retomar tu hobby, de salir de casa, de hacer aquellas cosas que no podías por falta de tiempo. No te pares.

2.- Estar acompañados: Sin duda el segundo mejor consejo que podrás recibir es rodearte de gente que te quiere. Conversar, ocuparte con otras personas hará que relacionándote dejes de pensar. Las relaciones sociales curan el alma y más si son gente que desea lo mejor para ti: amistades y familia.

Estando en compañía conocerás más gente, saldrán más actividades, se conversará de todo tipo de temas y te llenará de buen humor. Claves para salir adelante tras una ruptura amorosa y evitar cualquier tipo de pensamiento negativo.

3.- Lucha contra el victimismo: es normal tras una situación como la de pareja adoptar el rol de víctima de todo lo ocurrido. Sin embargo esto no es bueno. El ser humano está preparado para superar cualquier adversidad emocional que se presente. Aunque en un primer momento parezca insalvable será una cuestión de tiempo y de buenas prácticas que veas más allá.

Compadecerte continuamente de ti, de tu situación, de la ruptura etc no traerá más que continuos pensamientos negativos a tu mente y esto no es ni sano ni eficaz. Por ello cuanto antes abandones ese rol de víctima mejor será para ti y antes superarás la fase de duelo.

4.- Valora lo que tienes: En un momento como el de la ruptura amorosa se tiende a perder la perspectiva, a no valorar todo lo que tienes y a pensar que lo has perdido todo. Sin embargo no todo es la pareja en la vida.

Existen otras cosas que seguramente tengas en tu vida y que sean dignas de valorar: las amistades, el trabajo, la familia, la salud, ocio, aficiones… No te centre sólo en el amor que se terminó y valora todo lo demás.

La pareja es una cosa más de las que se tienen en la vida y llegará cuando tenga que llegar. Mientras tanto seguramente estés rodeado de cosas tan valiosas y en las que te debes centrar.

5.- No te obsesiones: siguiendo con el argumento anterior, la pareja es un aspecto más de nuestras vidas y llega cuando tiene que llegar. No necesitas pareja para vivir. No te obsesiones. La pareja no debe estar impuesta ni siquiera por tu emociones.

6.- Y , recuerda no es lo mismo tener pareja que ser pareja.

Autores

Share

Deja un comentario

Responsable de los datos: Verónica Rodríguez Orellana, directora de COACHING CLUB.
Finalidad: Gestionar los comentarios y envío de información de Coaching Club.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad. Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.