Soledad en la mujer: El síndrome de la cama vacia

Soledad en la mujer: El síndrome de la cama vacia

A medida que algunos estándares de vida, que han perdurado durante generaciones, se van desmoronando o al menos difuminando, conviven simultáneamente y, podríamos añadir, también contradictoriamente, mensajes del pasado más tradicional con otros del más rabioso presente, sumiéndonos en una especie de disyuntiva de complicada resolución.

Por ejemplo, las empresas de marketing se interesan cada vez más por los hogares unipersonales y, con ese despliegue de artillería publicitaria, desarrollan e inoculan, para aprovechar la inversión, la idea subyacente de la maravilla que supone la vida en libertad completa de los denominados singles.

Junto a esta tendencia, cada vez más extendida, persiste la pulsión natural e inveterada a lo largo de los tiempos, transmitida de padres a hijos y, sobre todo, de madres a hijas, de pensar que la vida en pareja es el estado perfecto y natural para alcanzar la felicidad.

Es por ello que muchas mujeres entre los treinta y cuarenta años de edad, independientemente de sus logros profesionales o intelectuales, sienten un impulso incontenible y una necesidad acuciante de estar en pareja y de formar una familia como símbolo tangible e irrefutable de haberse realizado por la vía de alcanzar ese ideal que anida en los códigos de conducta familiares.

Contrario sensu, la soltería es un hecho vivido por las mujeres como una especie de castigo divino, como una imposibilidad de lograr ser querida y aceptada, como una forma de incompleta existencia. La consecuencia de ello resulta evidente: muchas de ellas terminarán eligiendo una pareja por perentoria necesidad más que por verdadera motivación o deseo.

Dormir sola

El "síndrome de la cama vacía" tiene que ver con la sensación de desprotección, tristeza, soledad asociada al dormir sola. Este síndrome se puede observar desde diferentes perspectivas:

1) Atrapada sin salida. Enredada en los mandatos y en las convenciones sociales, en tus creencias, te llenas de tantos sentimientos negativos y de culpabilidad como de preguntas: ¿Seré muy selectiva? ¿Me ven tan independiente que se asustan y se van? El amor es mi asignatura pendiente, puedo con todo menos con esto.

2) La soledad en compañía. Juntos organizan el día, comparten salidas y viajes. Socialmente representan la pareja ideal. Pero no es lo que sientes, al menos hoy. Continuamente te cuestionas: ¿por qué sigo? ¿qué nos une? La única conexión consiste en los muchos años que pasaron juntos y que se transformaron en costumbre y hábito, el único impedimento para la ruptura es el miedo a la soledad y a perder una red social tejida con paciencia y dedicación.

3) Síndrome de la separación reciente: Convivieron juntos, se acostumbraron a tomar resoluciones juntos, a proyectar consensuada y conjuntamente, el vacío es insondable. Aunque la decisión está tomada y no se arrepienten de ello, la sensación de incertidumbre es inevitable porque han debido abandonar una zona de absoluto confort que facilitaba la resolución de cualquier problema, por arduo que pareciera. Y es que, a pesar de los desencuentros, de la fragilidad del amor a largo plazo, de las dificultades ciertas y contundentes de la convivencia, este modo de vida en común se sigue asociando socialmente con sentimientos de seguridad, realización y reconocimiento.

Claves para crecer

Tiempos de cambios en el modo de pensar: Aceptar que tu soltería no es un castigo, sino una situación natural y saludable de la vida. El darte la oportunidad de conectar con tu libertad, con tu deseo, más allá del “qué dirán" fortalece tu autoconocimiento, tu autoestima.

Organiza tu spa emocional. Haz cosas que no hacías quizás por falta de tiempo o porque no estaba bien visto o "permitido" en el ámbito de la convivencia en pareja. Romper con la rutina a la que estabas acostumbrado/a, ampliar la lista de actividades fomentará tu creatividad y permitirá el desarrollo de ese potencial que tenías hibernando. rutina amplía la lista de permitidos te ayuda a conectar con tu creatividad y con el desarrollo de tu potencial.

Conectar con nuestras verdaderas necesidades y nuestros deseos más recónditos no depende en absoluto de vivir solos o acompañados y su logro es la única garantía de nuestro bienestar.

Ese es nuestro reto y también nuestra responsabilidad, desafiando las creencias y los estereotipos que nos muestran un camino que tal vez no sea el adecuado para su consecución. Las convenciones sociales no son las tablas incuestionables de la ley divina, parafraseando al gran poeta Campoamor: En este mundo traidor / nada es verdad ni mentira / todo es según el color / del cristal con que se mira. Todo, en suma, es subjetivo y ningún valor es inmutable. La manera de alcanzar la felicidad no transita por un único recodo.

En los procesos de coaching grupal e individual conseguimos trabajar con estos temas que están vinculados directamente, como decíamos más arriba, con el quiebre del paradigma del modelo "tradicional de pareja y familia". Sabemos que el equilibrio no significa estar bien siempre ni responder continuamente a lo que se "espera de nosotros" por el contrario; estar bien es aprender a gestionar emocionalmente aquellos cambios que la vida nos pone por delante.
Y, por increíble que parezca, en casi todas las circunstancias los seres humanos sacamos fuerzas de dónde no parecía posible.

Si este tema te interesa, contacta con la autora Verónica Rodríguez Orellana.

911704854 / 665868623

guia_bullying_CC
Únete a Coaching Club y consigue gratis "El Bullying: Guía didáctica para padres y docentes contra el acoso escolar".

Nombre (requerido)
Apellido (requerido)
Dirección correo electrónico (requerido)



Responsable de los datos: Verónica Rodríguez Orellana, directora de COACHING CLUB.
Finalidad: Envio de información y material de Coaching Club a través de correo electrónico.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad.
Derechos:Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.

Autores

Share

Deja un comentario

Responsable de los datos: Verónica Rodríguez Orellana, directora de COACHING CLUB.
Finalidad: Gestionar los comentarios y envío de información de Coaching Club.
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Ver nuestra política de privacidad. Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.